liébana, un paraíso natural productor de miel

 

En la comarca de Liébana existe un microclima mediterráneo: en los valles hay pastos ricos en flores, castaños, tilos y árboles frutales, en las laderas soleadas abundan los bosques de encinas y alcornoques, y en el resto los bosques de robles son los predominantes, y por encima de los 1.500 metros de altitud las abejas disfrutan de arandaneras y brezales. Tres ecosistemas para producir una miel única.

Sin apenas contaminación, aislada durante siglos, la comarca de Liébana es un lugar perfecto para la apicultura.

gallery/logo_miel_liebana
gallery/logo-denominación-de-origen-protegida-300x300

La Denominación de Origen Protegida (D.O.P.) Miel de Liébana

es una protección basada en la indicación de procedencia de la miel

producida bajo su control. Asume que la calidad y características de esta miel

se deben, fundamental y exclusivamente al medio geográfico en el que se 

produce y envasa, y la distingue por ello.

Los productores acogidos a la denominación de origen, se comprometen a mantener la calidad del producto elaborado lo más alta posible y a producirla siguiendo las técnicas básicas de elaboración tradicionales.

La Oficina de Calidad Alimentaria del Gobierno de Cantabria es el organismo público regulador de la denominación de origen,  avala y autoriza a exhibir esa calificación a los productores de la región que cumplen con las reglas establecidas y se encarga de controlar el producto.

La ventaja fundamental de esta calificación es garantizar al consumidor un gran nivel de calidad del producto y mantener las características específicas irrepetibles de la miel de este lugar. 

una miel especial de dos variedades

 

La miel de Liébana es fácil de reconocer. La especial mezcla de climas, terrenos y vegetación que disfrutan las abejas produce una miel muy concreta en la que destacan las mieladas de roble y encina y el aporte de néctar de los brezales.

Junto a estas presencias bien reconocibles, hay matices que van en función de los valles que componen la comarca: castaño, tilo,...

La miel resultante es típicamente de bosque, de color oscuro brillante, casi negro. Fresca, su olor es intenso y recuerda al caramelo, mientras que el sabor resulta fuerte, poderoso, con matices amargos que recuerdan al regaliz y un marcado carácter boscoso en el que la madera se deja notar.

La miel monofloral de brezo ocupa también un espacio notable en la producción lebaniega. Pastosa y de color ámbar oscuro, destaca por su potente aroma floral y su sabor levemente amargo y persistente, con recuerdos salados.

 

abejas en el territorio del oso

 

Los apicultores de Liébana estamos acostumbrados a compartir espacio con las especies más emblemáticas de la Cordillera Cantábrica y del parque Nacional de los Picos de Europa, especialmente el oso.

Asiduo visitante de los colmenares, el oso pardo cantábrico habita los montes en los que pecorean las abejas de la Denominación de Origen Miel de Liébana y éstas se han vuelto fundamentales para la supervivencia de los osos.

Las colmenas contribuyen a la polinización de las plantas que sirven de alimento a estos animales.

En Liébana, abejas y osos colaboran y los apicultores somos conscientes de nuestro papel fundamental en el mantenimiento de estos ecosistemas protegidos.

 

 

 

gallery/odeca